Hablemos de·Libros

A los pies del palacio, de Carmen Romero Lorenzo

a-los-pies-del-palacio

En honor al proyecto de #LeoAutorasOct, una iniciativa dedicada a concienciarnos sobre la importancia de leer a escritorAs a lo largo de este mes (y todo el año) para darles/darnos más visibilidad,  aquí vengo con A los pies del palacio, de Carmen Romero Lorenzo.

Sinopsis
«Amaltea no es el ejemplo de dulce huérfana que se suele encontrar en los cuentos de hadas. No sueña con escapar de su vida ni pretende casarse con un príncipe. Por si fuera poco, prefiere confiar en sus propios hechizos antes que en los de un hada madrina. De hecho, si alguien conociera sus secretos probablemente la calificaría como la mala de la historia: sin escrúpulos, egoísta y manipuladora. Mas no todo es blanco o negro cuando, una Amaltea ya adulta, se dispone a escribir los motivos que acompañaron a sus decisiones».

Opinión personal
Un billete de ida a un mundo en el que podemos desconectar de la realidad, que ha conseguido que adore a Cenicienta y disfrute como una niña pequeña de una historia fantástica.
A los pies del palacio me ha resultado ameno y divertido. En mi caso, consiguió atraparme desde el primer momento y, si no llega a ser porque se trataba de una lectura conjunta, habría devorado el libro en menos de una hora. Por otro lado me ha faltado profundidad y pausa en algunos tramos; algunos hechos que suceden, a mi parecer, bastante rápido, habría estado bien leerlos con más detenimiento y detalle.
Una de las cosas que más he disfrutado de la historia han sido los personajes. La mayoría mujeres —algo que me ha encantado—, son fuertes, imperfectas y están dispuestas a apostar por sí mismas. Amaltea, la protagonista, tiene una personalidad arrolladora y, aunque como lectora he ansiado venganza por su parte, su pasividad respecto a determinados hechos la hace ser quien es.
Quienes la acompañan a lo largo de la historia han conseguido que disfrute el doble. Hay algún que otro comportamiento tóxico, y no solo por parte del personaje antagonista. Esto hace que incluso los personajes que el lector puede llegar a querer cometan sus propios errores y nos den más de una bofetada.
El final, para mí, ha sido agridulce. Después de todo no estamos sumergiéndonos en el mundo idílico y edulcorado que podemos encontrar en la versión de Disney, sino en un mundo hostil que no ve más allá de su propio ombligo, realista dado la situación en la que nos encontramos hoy en día.
Han sido varias las veces que he pensado que me habría gustado conocer esta historia siendo adolescente debido a los puntos anteriormente nombrados y a la liberación sexual y la personalidad revolucionaria que tiene Amaltea, que  supera con creces a la Cenicienta de los cuentos de hadas.

Recomendado

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s