Ingrávida

By

IngrávidaAndreaDehm


A veces la vida nos recuerda que es pasajera, que transcurre mientras olvidamos que el tiempo existe. Un adiós inesperado, un sobrino cumpliendo dieciocho años o la madurez de la manzana que llevaba días en el frutero de la cocina. Todo cambia y a veces siento que estoy varada en mitad de ese cambio. Una ballena a la deriva, inmóvil en mitad del flujo de la vida.

Mi cuerpo envejece y las personas avanzan mientras la tierra sigue girando. Sin embargo hay algo en mi interior que no puede sentir ese cambio, que no puede seguir ese ritmo. En los momentos en los que la vida me recuerda que es pasajera me siento ingrávida. Una consciencia perdida flotando en mitad de una nada vacía. Una voz que dice haber sido siempre así, que no recuerda haber sido niña o adolescente. Una voz que no está cambiando porque, tal vez, no lo necesita.

Andrea Dehm

 

Texto e imagen bajo licencia - Todos los derechos reservados
Anuncios