Saltar al contenido.

Luna menguante: Tiempo de retiro y reflexión

Duración de esta fase: 13 días aprox., cuando el sol ilumina la mitad izquierda de la luna
moon-2663843_1280

By Aline_Vieira en Pixabay

Aprovechando que este próximo miércoles tenemos un preciosa luna en cuarto menguante me gustaría hablaros de lo que nos aporta a nivel energético.

Nuestros antepasados eran conscientes de que los astros nos influenciaban por naturaleza y, aunque parece que como sociedad lo hemos ido olvidando, todavía prevalece ese conocimiento perdido y podemos aprender del pasado.

Como su nombre indica, la luna mengua, decrece, y con ella es posible que decrezcan nuestros ánimos. Es por esto que se convierte en una etapa perfecta para retirarnos y lamernos las heridas. Son días idóneos para descansar y regalarnos pequeños momentos, aunque estos sean caprichos como prepararnos nuestra cena favorita o pintarnos de color violeta la uña del dedo gordo del pie. De hecho, si estamos pensando en contarnos el pelo, es un momento perfecto ya que tardará más en crecer debido a la influencia de esta fase.

También es tiempo de hacer limpieza en el cuarto de los trastos e intentar deshacernos de pensamientos, comportamientos, relaciones o situaciones que no nos hacen ningún bien. La influencia de la luna menguante hará que esto nos resulte un poco más fácil y nos permitirá fluir con el cambio. Además es una etapa en la que no debemos olvidarnos de los proyectos porque es perfecta para concluirlos, cerrarlos, zanjar temas que nos preocupan o nos interesan como tareas pendientes, estudios, obligaciones…

Esta fase lunar nos aporta seguridad y recompone los pedazos que pueden estar rotos en nosotres mismes. Es un momento fantástico para mirar hacia atrás y reconocer nuestros logros, por pequeños que sean. Piensa que no hace falta convertirse en astronauta para sentirnos orgulloses de nosotres mismes. El hecho de levantarse de la cama cada día ya es todo un logro y es símbolo de fortaleza.

Es tiempo de disfrutar de lo que nos rodea y, sobretodo, de quienes: Amistades, familia, animales… Incluso si es la soledad o el silencio (a veces son las mejores compañías).

Es por todo esto que esta etapa de la rueda mensual es propicia para hacer retiros espirituales, sanar las heridas que provocan el estrés y las preocupaciones diarias, hacer limpieza física y espiritual, reparar lo dañado, hacer ejercicio y aprender a sanar a través de nuestra experiencia física, concluir proyectos u obligaciones pendientes e incluso reflexionar sobre los proyectos que hemos tenido hasta ahora, digerirlos.

Ejercicio práctico en luna menguante – Limpiando el cajón desastre

En esta fase he decidido hacer un pequeño ritual para trabajar la energía y transformarla en buenas vibraciones ya que la semana pasada fue para mí un auténtico caos. Para ello, dado el mes en el que estamos (mes del sol y la calidez), he pensado en trabajar con fuego.

¿Qué necesitamos?


RLMAWolfLdB1

Ritual I


Realizamos con antelación lo que acostumbramos a hacer antes de cada ejercicio, encendemos el incienso o las flores de lavanda (si son flores recuerda que necesitas un carbón), y a continuación cogemos el trozo de papel (si es pequeño, mejor), y escribimos en él todo aquello de lo que queremos deshacernos, todas esas emociones que han supuesto para nosotres un peso enorme, una carga: Miedo, tristeza, procrastinación, pereza, rabia… Podemos escribirlas o dibujarlas, como prefiramos. También podemos convertirlas en sigils, lo que aportará al ejercicio más profundidad y personalidad.

Una vez tengamos nuestras emociones representadas, doblamos el papel en cuatro trozos (cuatro elementos, cuatro puntos cardinales), e imaginamos que depositamos en él todas esas emociones de las que queremos deshacernos. Si sujetamos el papel en nuestras manos podemos imaginar que a través de ellas fluyen esas emociones como una especie de energía o masa gris.

Una vez sintamos que estamos preparades para continuar, encendemos la vela plateada acompañándola de la siguiente frase: «Que el fuego de esta vela transforme estas emociones en humo y se vayan de mi vida». A continuación, quemamos el papel y lo dejamos arder en la cazuela o bol de barro. Después podemos tirar los restos por el retrete, de esta forma nos aseguramos de que el ejercicio ha salido bien.

Simbología del color plata en la vela: Además de eliminar la negatividad y las malas vibraciones, el color plateado representa a la luna.


¿Qué nos aporta este ejercicio? Obviamente no podemos creer que esto puede curar nuestra depresión o nuestra ansiedad pero sí que nos ayuda a visualizarnos con poder, a confiar en que podemos transmutar nuestra energía. Además, trabajamos nuestras emociones y el pensamiento positivo, el «yo me creo, yo me valoro, yo me cuido». Esto nos da voz y nos sitúa en el presente. Nos permite evaluar lo que queremos cambiar en nuestra vida y reflexionar sobre ello.

Espero que os haya parecido interesante el contenido de este post y que hayáis reflexionado sobre la importancia de esta fase lunar.

Abrazo cósmico✨

Anuncios
Todavía no hay comentarios

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: