Saltar al contenido.

Las trece lunas llenas

fantasy-2925250_1280

Imagen de Kellepics en Pixabay


Conocidas también como «esbats» o «rituales lunares», las celebraciones de las trece lunas llenas son ideales para sentirnos conectades a la luna. Además de que cada una posee propiedades distintas, es una manera de interconectar la energía de estas lunaciones con la rueda del año: Cambios de estación y momentos de cosecha.

Antiguamente, los celtas basaban sus meses en las fases lunares. Por lo tanto sus años, en vez de tener 365 o 366 días tenían 364, dejando siempre un día neutro que utilizaban para alinear el año solar. Este día era el solsticio de invierno (Yule), cuando los días empiezan a ser más largos y la oscuridad empieza a menguar. Este calendario nos permitía estar conectados al ciclo natural de la vida. Estos meses recibían el nombre de diferentes árboles, desde el mes de Abedul (luna llena de diciembre a enero), hasta el mes de Sauco (luna llena de noviembre a diciembre). Muy posteriormente, la Wicca adaptó este calendario y convirtió las lunas llenas en esbats, nombrados al principio de este post. Estos son de los que hablaremos a continuación.

¿Cómo podemos celebrarlas? Con rituales, meditación, tiempo para nosotres. Trabajamos con la energía reflexionando, haciendo actividades creativas o relajantes como lo son escribir, por ejemplo, o meditar. Incluso podemos bailar si eso es lo que nos pide el cuerpo. El objetivo es re-conectar con nuestro interior.

A continuación hablaremos de las trece lunas diferentes, siendo una de ellas un tesoro que solo aparece cada tres años.

  • Luna de enero: Luna fría o Luna del lobo. Estamos ante la primera luna llena del año, toda una inyección de energía que nos impulsa, nos anima y alienta a enfocarnos y marcarnos nuevos propósitos para el nuevo ciclo.
  • Luna de febrero: Luna salvaje o acelerada. Esta luna nos llena de energía creativa y nos transforma en personas proactivas llenándonos de inspiración e impulsándonos a alcanzar metas marcadas. También nos anima a librarnos de malos hábitos para encarar el año con las energías renovadas (limpiezas energéticas)
  • Luna de marzo: Luna tormentosa, Luna del cuervo o Luna de las tormentas. Aunque su nombre puede darnos una idea equivocada, simboliza renacimiento y nos transporta a tiempos lejanos y antiguos, cuando se formó el universo, ¿cómo fue? ¿Por qué estamos aquí? Es tiempo de reflexionar sobre ello. Marzo llega a nosotres cargado de tormentas y esta energía nos impulsa a trabajar nuestras habilidades, a conectarnos con la tierra y a cuidar del jardín. Es un mes en el que las flores renacen y es perfecto para decorar nuestro altar con elementos de la naturaleza, aunque, personalmente, mi altar siempre está decorado de esta forma.
  • Luna de abril: Luna rosada, Luna del viento o Luna de la liebre. Si tuviéramos que definirla con una palabra, sería con la palabra libertad. Tira de nosotros hacia sentimientos positivos. Bienestar. Nos anima a dejar atrás posibles preocupaciones, ya sean físicas o emocionales. El viento se las lleva con él. Nos recuerda que no debemos atar nuestro corazón al pasado y que debemos dejar ir para poder renovarnos como seres completos que somos.
  • Luna de mayo: Luna de las flores. Esta luna nos trae fuerza, una fuerza que nos sumerge en nuestro interior y nos llena de pasión hacia lo que hacemos. Además puede resultarnos más fácil acceder a nuestro poder. Podemos realizar trabajos que tengan que ver con la fertilidad de ideas (inspiración) o nuestra vida social (relaciones)
  • Luna de junio: Luna solar fuerte. La energía de esta luna es intensa y poderosa y nos facilita reconocer nuestras emociones y sentimientos. Podemos aprovechar su magnífica energía para recargar amuletos.
  • Luna de julio: Luna de las bendiciones. La energía de esta luna nos transporta al pasado y trae con ella reflexión y recuerdos profundos, lo que nos permite ser conscientes de nuestra conexión con todo lo que nos rodea. Es tiempo de agradecimiento.
  • Luna de agosto. Luna del trigo o Luna del maíz. Esta luna nos recuerda que se acerca la primera cosecha de todo lo sembrado hasta ahora, ya sean proyectos, negocios, relaciones, sueños… La energía nutre nuestras intenciones y las eleva, nos llena de abundancia.
  • Luna de septiembre: Luna de la cosecha o Luna de la vid. Cosechamos el producto de nuestro esfuerzo y festejamos todo lo que nos aporta la madre tierra. La energía de esta luna nos empuja a reflexionar sobre lo que necesitamos realmente para vivir. Antiguamente era en esta lunación cuando se aprovisionaban para el invierno, ¿qué podemos aprender de esto? Es momento de apreciar y agradecer lo cosechado.
  • Luna de octubre: Luna sangrienta o Luna de sangre. Esta luna es la llave que nos impulsa a cerrar ciclos. Perfecta para reflexionar sobre lo que no queremos en nuestra vida y sobre lo que realmente tiene valor para nosotres. Con esta luna los pueblos antiguos se preparaban para los «tiempos de oscuridad» y salían a cazar y se derramaba mucha sangre. Es por esto que recibe este nombre o Luna del cazador.
  • Luna de noviembre: Luna de cuero o luto. La energía de esta luna remueve recuerdos y nos evoca al pasado, a nuestras raíces. Nos invita a reflexionar sobre el eterno ciclo, el de la vida y la muerte y nos recuerda que debemos aprovechar nuestra experiencia física porque es tan efímera como lo son la luz y la oscuridad. Es momento de recordar a nuestros ancestros.
  • Luna de diciembre: Luna de las noches largas. Esta luna nos invita a conectar los pies a la tierra y a mantenernos en pie, siendo tan flexibles y resistentes como los juncos. Su energía nos llena de fuerza para afrontar los períodos largos de oscuridad y nos da el impulso que necesitamos para empezar de nuevo.
  • Por último tenemos la famosa Luna azul, la tercera de las trece lunas llenas, la que no está siempre, la que va y viene, aproximadamente, cada tres años coincidiendo en un mismo mes con otra luna llena. Su energía nos invita a re-conectarnos con nuestro inmenso mundo interior y hace que el hilo que divide lo visible y lo no visible sea más fino, por lo que nos anima a ponernos en contacto con diferentes energías, ya sean propias de la naturaleza o pertenecientes a nuestros ancestros. Es ideal para pedir deseos y realizar ejercicios de meditación y reflexión.

Lunas llenas en el hemisferio sur:


Luna de junio: Luna fría o del lobo
Luna de julio: Luna salvaje o acelerada
Luna de agosto: Luna tormentosa, Luna del Cuervo o Luna de las tormentas
Luna de septiembre: Luna rosada, Luna del viento o Luna de la liebre
Luna de octubre: Luna de las flores
Luna de noviembre: Luna solar fuerte
Luna de diciembre: Luna de las bendiciones
Luna de enero: Luna del maíz o Luna del trigo
Luna de febrero: Luna de la cosecha o Luna de la vid
Luna de marzo: Luna sangrienta o Luna de sangre
Luna de abril: Luna de cuero o Luna de luto
Luna de mayo: Luna de las noches largas
Luna azul: Dependiendo del año


 

La próxima luna llena será el día 28 de junio.
De sol fuerte en el hemisferio norte y fría o del lobo en el hemisferio sur.

¿Estáis preparades? Espero que os haya parecido interesante este post.

Abrazo cósmico✨

Anuncios
Todavía no hay comentarios

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: