Sociedad

Lo ácido del presente


El cemento ha borrado las huellas de nuestros ancestros sobre la tierra y cuando miramos hacia atrás no encontramos un rastro que poder seguir sino los gritos y el bullicio de una sociedad que ha enfermado con los siglos.

La aparición del monoteísmo en el imaginario colectivo y la prohibición de las religiones politeístas junto a la persecución y el juicio a sociedades matriarcales en otros tiempos, ha ido creando un saco de “lo no correcto” que demoniza todo aquello que no se acerca al gran dios masculino.

La conexión que el ser humano sentía con la naturaleza y la libertad, ya sea de amar o de ser, se nos ha ido arrebatando poco a poco y nos hemos convertido en mariposas sin alas que se avergüenzan y esconden bajo la sombra de un ideal inalcanzable que, a día de hoy, abarca la atención y el sentido de muchas mentes: la perfección. Mentes sanas y perfectas guardadas en tarros perfectos aspirando a tener vidas perfectas mientras el secreto más vergonzoso de todos resuena en el fondo de algún que otro corazón. El secreto de sentirnos muertos, de no ser en un mundo que nos obliga a disfrazarnos y a sonreír cuando tenemos ganas de llorar o a quedarnos cuando tenemos ganas de irnos.

Andrea Dehm

Fotografía de Ulleo en Pixabay - Clic aquí
Anuncios

0 comments on “Lo ácido del presente

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: