Pinturas

Hablemos de: El arte de Amy Judd

Me gusta soñar (y sentir) que el ser humano está estrechamente relacionado con el mundo animal y que no hay brechas entre nosotros y la naturaleza; que en el fondo estamos hechos para correr por bosques, nadar en ríos y dormir bajo los preciosos cielos nocturnos que el universo nos regala. Siempre acompañados por los demás seres vivos, compartiendo en armonía una vida salvaje y única. Amy Judd hace que piense en todo eso.

Londinense, contemporánea y de movimiento surrealista, Judd compone pinturas en las que aparecen mujeres fuertes estrechamente relacionadas con los animales (sobretodo aves), algo que forma parte del imaginario “tradicional”.  Podríamos relacionar sus escenas con lo mitológico, pero a mi me gusta relacionarlo con una realidad oculta. Todos llevamos dentro un anhelo de lo salvaje e indómita y me gusta verlo en sus pinturas. Fusionar el cuerpo de la mujer con las plumas, por ejemplo, simboliza la fuerza y el vuelo pero, a su vez, los cuerpos parecen etéreos y da la sensación de que vayan a escapar de un momento a otro de las obras.

¿Tú qué sientes?